jueves, marzo 30, 2006

¿Qué latín enseñar?

Desde mi época de estudiante siempre me he preguntado qué sentido tiene aprender un montón de gramática y sintaxis latina en Bachillerato para traducir textos de César que, en mi opinión, resultan de muy poco interés. En muchos casos se traducen frases o párrafos sin sentido o sin contexto, con lo que la gramática se practica, pero sólo produce la satisfacción de haber resuelto el puzzle. Sé que hay quien ha seleccionado bien a César, dentro de lo posible, y que trabaja a gusto con él (además la selectividad no perdona). Sin embargo, animo a probar con otros textos más motivadores y a renovar un canon que puede resultar ajeno a nuestros alumnos. Las posibilidades son muchas y variadas (textos de autores clásicos por temas de interés, epigrafía, latín medieval...). En siguientes posts intentare profundizar en ellas. Me gustaría recibir comentarios sobre esta polémica cuestión. Para empezar os remito a mi sección de colaboraciones de Culturaclasica.com donde podéis encontrar una selección de textos motivadores para las distintas celebraciones del año.

4 comentarios:

Sebastià Giralt dijo...

Me parece una cuestión importante la que planteas y creo que tienes razón en que se debe ampliar los tipos de textos e intentar buscarlos con cierto poder de atracción. Pero no siempre es fácil encontrarlos y además, desde mi punto de vista, tienen que presentarse gramáticalmente escalonados según un método de aprendizaje. Por eso considero lícito adaptar los textos originales si hace falta.

Ana dijo...

Estoy de acuerdo con Sebastià. No creo que haya que escandalizarse por ello, especialmente porque tenemos sólo dos años para introducir a los alumnos en las lenguas clásicas. No creo que nadie lea a Shakespeare en su segundo año de inglés o a Cervantes en su segundo año de español.
Lo que considero importante es tener una metodología coherente, que otorgue un sentido unitario a lo que se enseña.

Fernando Lillo dijo...

Gracias, Sebastià y Ana, por los comentarios. Me gustaría que dierais más detalles del tipo de metodología a la que os referís o quizá aportar algún ejemplo de lo que entendéis por adaptar los textos clásicos.

Ana dijo...

Creo que el mejor ejemplo para el latín sería el método de Hans Orberg, Lingua Latina per se Illustrata. Puedes encontrar más información en www.culturaclasica.com