martes, junio 20, 2006

Integrar las TIC en el aula

Ana Ovando del Cefire de Sagunt, un verdadero modelo de asesoría de Cultura Clásica, me ha mandado un meme sobre la integración de las TIC en el aula. En ese sentido se me ocurren las siguientes reflexiones personales, aunque no soy un experto en el asunto.
1. Es necesario integrar las nuevas tecnologías en el aula, pero de ningún modo pensar que pueden desplazar totalmente a la lectura y escritura, disciplinas básicas que no conviene descuidar al verse deslumbrados por los avances tecnológicos.
2. Como dicen las propuestas del meme, es necesario una reflexión seria, objetiva y adecuada a cada ocasión, así como perder el miedo (quien lo tenga) a introducir novedades de tipo tecnológico.
3. Lo más útil para los reticentes o para quien desee iniciarse en estos métodos es consultar experiencias de compañeros que han solucionado problemas y visto estupendos resultados. Pongo aquí algunos ejemplos, disculpándome con quienes no cito ahora por desconocimiento.
Sebastià Giralt con una página estupenda, un blog y un esclarecedor artículo sobre este asunto que merece la pena leer.
Carlos Cabanillas con un proyecto fabuloso y una bitácora muy activa.
Cristóbal Macías, pionero en las webquest de tema clásico y autor de un estupendo artículo sobre el tema, además de una bibliografía sobre Nuevas Tecnologías y Filología Clásica.

2 comentarios:

Ana dijo...

Gracias, Fernando, por contestar el meme y por tus cariñosas palabras sobre mi labor en la asesoría.
Ya se han unido tus ideas a las de otros compañeros que han contestado a la misma pregunta. Lo puedes ver en: http://aulablog.wikispaces.com/Tren+de+claves+TIC

Pablo Rodríguez dijo...

Fernando, enhorabuena por tu bitácora, he leído la página de inicio y me ha parecido muy interesante.

Lo que no entiendo es lo de meme. En español viene siendo algo así como idea, si es que no estoy muy perdido. Por lo que se ve, apunta más a una nota o sugerencia (aunque realmente es una entrada en una bitácora).

Enhorabuena por la bitácora, aunque evitaría los anglicismos.