Entrada destacada

Larario de Pompeya

lunes, enero 25, 2016

Tras las huellas de Heródoto: un viaje al corazón del padre de la historia y a su mundo

La buena crónica de viajes es la que hace ver el mundo a través de los ojos del autor que la escribe. En este caso son dos los que nos acompañan, por un lado Heródoto desde la Antigüedad, que siempre será clásica porque no perece, sino que se renueva siempre, y por otro, Antonio Penadés, historiador, abogado y periodista que desnuda su ser en estas páginas. Si pudiéramos descomponer a Antonio, cosa del todo imposible, podríamos decir que la ágil pluma del Penadés historiador y periodista desgrana con amenidad y personal mirada las etapas de un viaje que discurre desde Halicarnaso, cuna de Heródoto, a Bizancio, mientras que el Penadés abogado, en el sentido amplio del término, asoma en la defensa del ser humano y en la reivindicación del pensamiento libre. Y todo ello regado por un profundo amor a lo griego que es a la vez una declaración de amor al hombre.
Por otro lado la buena crónica invita al lector a realizar a su vez un viaje interior a los lugares propuestos o incluso a desear acudir a ellos para sentir lo que ha sentido el cronista o vivir sensaciones propias. Es el viaje que todo libro emprende al salir de las manos del autor y revolucionar el corazón de cada lector único e irrepetible. En mi caso la lectura ha sido un particular disfrute puesto que he podido comprobar que aún hoy, en un mundo donde todo está reglado y controlado, Turquía es un país donde todavía el viaje puede deparar alguna sorpresa como las cabras del teatro de Assos, que aparecen en una fotografía del libro, o el peligro de subir a la acrópolis de Sardes. A medida que pasaba las páginas recordaba el maravilloso viaje que hice con la Sociedad Española de Estudios Clásicos en 1990, bajo la batuta de F. Rodríguez Adrados y A. Martínez Díez, por casi todos los escenarios recogidos en el libro. Y sí, yo también he visto animales campar a sus anchas en Assos, solo que entonces eran vacas.
Penadés engarza admirablemente el presente con el pasado, de forma que vemos la Turquía de hoy, pero también la que ya no existe, la de Heródoto, pero que guarda su mensaje inmortal. Disfrutamos de la placidez de Halicarnaso, visitamos los lugares de Jonia donde nació la filosofía como Mileto o la urbanística como Priene, penetramos en el oráculo de Dídima en busca de un consejo de Apolo, contemplamos el esplendor de Éfeso, Hierápolis, Sardes o Pérgamo, el mítico lugar de Troya cantado por Homero…. En fin son múltiples las sensaciones que requieren un espíritu despierto acompañando al autor en su periplo a bordo de su Renault Clío, la musa de la Historia.

Al cerrar las páginas tenemos la sensación de haber vuelto distintos del viaje, no solo con más erudición en nuestra mente, sino, sobre todo, con algo más de sabiduría en nuestra alma. 

jueves, enero 14, 2016

La "pizarra digital" de la escuela griega en Egipto

En 2006 se encontró en Egipto (Trimithis (Dakhleh Oasis) una habitación utilizada como escuela con una "pizarra digital" escrita por un profesor del siglo IV d. C. Toda la información con fotografía y el texto, puede encontrarse aquí. Hemos seleccionado y mezclado algunos de sus contenidos para nuestro departamento de Latín y Griego. Las autoras son María Chantal que firma como Μαρία δεσκάλη (María, la profesora) y Beatriz (βέα δεσκάλη).











Nuestro Texto:
"A mis alumnos:
Aplicados chicos, bebed de la fuente de las aguas de Pieria hasta saciaros.
A los mismos:
Chicos míos, animaos. El gran dios os concederá tener una corona de variada virtud".

Es pues una invitación del profesor a sus alumnos (scholastichoi) para que beban en las fuentes de Pieria, es decir, en las fuentes de las Musas (del arte). También les anima para alcanzar el premio de una corona de virtud.