Entrada destacada

Larario de Pompeya

jueves, julio 27, 2017

Senator Lillus Maximus con la Legio X Cohors I Falcata en Porrigalia 2017

Un gran placer desfilar por primera vez con la Legio X Gemina Cohors I Falcata en Porrigalia. Fotos con el centurión Titus y con toda la legión. Gracias a todos por la grata experiencia.







jueves, julio 20, 2017

Un día en el anfiteatro: el punto de vista del público en Arqueologia & Historia Desperta Ferro


En el número de Agosto de Arqueología & Historia Desperta Ferro ya a la venta aparece un artículo mío: Un día en el anfiteatro: el punto de vista del público junto a otros interesantísimos trabajos que descubren de forma muy rigurosa y amena el a menudo desconocido mundo de los gladiadores.

EN DESPERTA FERRO ARQUEOLOGÍA E HISTORIA N.º 14: Gladiadores, podrás encontrar…
Un día en el anfiteatro. El punto de vista del público por Fernando Lillo Redonet
“El grupo de gladiadores del edil Aulo Suetio Certo luchará en Pompeya el 31 de mayo. Habrá cacería y toldos para protegerse del sol” (CIL IV 1189). Carteles como este de Pompeya aparecían en llamativo color rojo sobre las paredes del foro, de los cruces más importantes y concurridos o de las tumbas que se encontraban junto a las vías de salida de las ciudades romanas. En ellos podía aparecer, en letras más grandes, el nombre del editor, la persona que organizaba los juegos, bien gestionando el dinero público, bien aportándolo de su propio bolsillo. Quedaba así claro a quiénes debían los espectadores el magnífico espectáculo o munus. Pero, para muchos viandantes, el interés no residía en conocer con antelación quién sufragaba los juegos o qué día se celebraban, sino qué espectáculos iban a poder contemplar. En el texto citado no se expresa el número de gladiadores que formaría el grupo (familia gladiatoria) del edil en cuestión, por lo que podemos suponer que ya era conocido por los entendidos. Para un buen aficionado, esta información no era suficiente; necesitaba saber qué tipos de gladiadores se emparejarían, cómo se llamaban, de qué escuela procedían, cuánto habían combatido o cuáles habían sido sus victorias, o, también, qué tipo de cacería se iba a presentar o a qué fieras se enfrentaría su bestiarius favorito. Todos eran datos fundamentales para una buena discusión en la taberna o para evaluar por quiénes iban a apostar sus sestercios.